Noticias


Papa a la huancaína: un plato delicioso, rápido y sencillo de preparar

¿Cómo nació?
La historia que goza de mayor aceptación es que durante la construcción del ferrocarril central del Perú (cuya estación inicial precisamente se ubica en Huancayo) los obreros ferroviarios se alimentaban con un plato consistente en papas cocidas rociadas con una deliciosa crema que las pobladoras de la ciudad vendían en la estación, y que desde entonces fue llamado “papas a la huancaína”.
Lo cierto es que la sencillez de su preparación y lo agradable de su sabor hicieron que este plato se popularizara tempranamente. Se come generalmente frío como plato de entrada siendo bien aceptado en casi todas las edades y hogares por su fácil preparación y acceso a los ingredientes.
El boom de la cocina peruana ha incrementado su fama y aceptación a niveles sorprendentes, gracias sobre todo a los restaurantes peruanos como El Cascajal en Jr Francisco Lazo 2495 Lince, en donde podrás encontrar este delicioso platillo preparado de la forma tradicional.
José Aliaga, relacionista público del restaurante peruano, nos indica que el secreto en la preparación de la papa a la huancaína radica en que “El queso no debe ser fuerte. Ni mucho olor, ni un sabor tan intenso, para que no se malogre tan rápido. Debe ser fresco y bajo en sal”
Para todos aquellos que deseen preparar este tradicional platillo, a continuación se detalla los ingredientes y pasos a seguir:

Ingredientes
• 300 gr. de queso fresco (bajo en sal)
• ½ taza de leche evaporada
• 3 ajíes amarillos
• 1 cucharada de ajo molido
• 1 paquete de galletas de soda
• 2 cucharadas de aceite vegetal
• Sal al gusto (para rectificar el sabor)
• 1 kg. de papas cocidas
• 4 huevos cocidos
• 250 gr. de aceitunas de botija
• 1 lechuga

Preparación
1. Quitar las pepas y las venas a los ajíes amarillos. Una vez limpios cocer los ajíes por uno o dos minutos en agua hirviendo y luego quitarles la piel. Reservar.
2. Poner en la licuadora una parte del queso trozado en cubos pequeños, la leche, los ajíes sin piel, el ajo molido, el aceite y las galletas de soda. Licuar e ir añadiendo el resto del queso hasta formar una crema.
3. Probar. Si le falta sal rectificar agregándolo al gusto. Si la crema está muy espesa agregar un poco más de leche y volver a licuar. Si la crema está aguada agregar más galletas y volver a licuar.

¿Cómo servirlo?
El plato tradicional consta de la crema rociada sobre papas cocidas. Para ello partimos en rodajas las papas cocidas, las ponemos sobre un plato y las cubrimos con la salsa que acabamos de preparar. Acompañamos con mitades de huevo cocido, aceitunas y unas cuantas hojas de lechuga. Y ahora sí, listo para disfrutarlo.

WhatsApp chat
Reservar


Haz tu reserva aquí